Cuando sólo tenía tiempo para dibujar antes de irme a dormir, cogía un bolígrafo y me dedicaba a garabatear páginas en blanco de los cuadernos que tenía por casa. Así nació la colección Noite Amarela.